martes, 10 de enero de 2017

Me cansé de esperarte

La situación ideal de una pareja es en la mayoría de los casos, poder caminar junto a su compañero o compañera, esto significa llevar un ritmo de vida parejo, ambiciones comunes, intereses comunes, proyectos y planes en presente y futuro que ambos puedan ejecutar, no son únicamente una pareja, son además un equipo y compañeros de vida.
En una pareja siempre se tiene la intención de poder llevar un camino con un recorrido sereno y certero, en el que ambos aporten  quizá no en igualdad de condiciones, pero al menos en voluntad, la mayor riqueza a la relación, sin embargo, esto no siempre es posible y entonces comienzan a darse realmente las diferencias, cuando de alguna manera sentimos que nuestra pareja no va a nuestro lado y lo que es peor, que ya no podemos seguirle  esperando.

Tienes que tomar riesgos. Solo entendemos el miraglo de la vida cuando permitimos que pase lo inesperado. Paulo Coelh

Lastimosamente no todas las personas viven con el mismo ímpetu ante la vida, definitivamente hay personas que requieren mayor impulso que otras y en muchos casos, necesitan constantemente una guía y una orientación, en la pareja siempre de alguna manera trata establecerse ese equilibrio, para que ambos puedan alcanzar las metas pautadas, pero también es certero decir, que esta situación puede llegar a agotar, cuando la actitud de la pareja suele convertirse en una carga y debemos estar constantemente promoviendo su propia superación, en lugar de cultivar la superación conjunta.


Esperar es doloroso. Olvidar es doloroso. Pero no saber qué hacer es el peor tipo de sufrimiento. Paulo Coelho.

Entonces llega el momento en el que sentimos que debemos seguir adelante y que necesitamos aligerar nuestra carga, en el cual sentimos que ya no podemos seguir esperando a esa persona que nos acompaña, porque si bien vamos de la mano, no podemos continuar uno adelante y otro atrás, porque entonces la pareja deja de ser un equipo para llevar siempre un delantero y una persona que le secunda, lo que puede llegar a convertirse en una situación bastante agotadora, especialmente para la persona que suele promoverlo todo.

No te ahogas al caer a un río, sino al mantenerte sumergido en el. Paulo Coelho.

Cuando estas circunstancias llegan a hacerse costumbre en una relación de pareja, es necesario poner un alto, detenernos y tratar de alguna manera, de que la otra persona lleve el ritmo o al menos se interese en auto gestionarse y tener la voluntad de emprender con su propia seguridad, no somos responsables ni tenemos la capacidad perenne de arrastrar a nadie a la vida, menos aún a nuestra pareja, quién debe ser junto a nuestra vida una balanza perfecta, que nos permita siempre seguir adelante en la mayor armonía.

Si esta situación de constante empuje no llega a estabilizarse, lo que encontraremos al final del camino además de cansancio, será una gran pérdida de respeto hacia esa persona que nos acompaña, pues de alguna manera, en algún punto de la relación, nos cansamos de esperar y debimos necesariamente, seguir adelante sin su compañía.

Este articulo fue realizado gracias a rincondeltibet.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada