martes, 10 de enero de 2017

¿A qué edad nos sentimos más insatisfechos con la vida?

Un nivel elevado de satisfacción con la vida se ha relacionado con un riesgo menor de desarrollar enfermedades y sufrir trastornos mentales, así como con un mayor índice de felicidad. Obviamente, se trata de un concepto muy subjetivo ya que la “satisfacción” depende en gran medida de las necesidades y las expectativas de cada cual. De hecho, no es más feliz quien más tiene sino quien menos necesita.
¿Qué es la satisfacción con la vida?

La satisfacción con la vida no es más que la congruencia entre el presente y una situación ideal. En práctica, nos sentimos satisfechos cuando nuestra realidad se acerca lo más posible a nuestro ideal.

Sin embargo, sentirse satisfechos con la vida no implica, necesariamente, tener todo lo que deseamos, sino ser conscientes de que estamos en buen punto y sentirnos agradecidos y contentos con lo que tenemos y lo que somos.

De hecho, numerosos estudios psicológicos han concluido que tener más dinero, ser más inteligente o ser atractivo solo explica el 10% del bienestar y la satisfacción que experimentan las personas. Esto se debe a que la felicidad y la satisfacción no dependen de las posesiones y los logros sino de cómo los asumimos en nuestro proyecto de vida.


¿En qué etapa de sus vidas las personas se sienten más insatisfechas?

Una investigación realizada por científicos del University College de Londres que involucró a personas de 160 países reveló cuál es el momento de nuestra vida en el que nos sentimos menos satisfechos. En los países occidentales ese momento ocurre entre los 45 y los 54 años.

Los investigadores piensan que esto se debe a que durante esta etapa experimentamos un elevado nivel de estrés y nos asaltan las preocupaciones, tanto en el ámbito laboral como familiar. De hecho, estos son los años en los que se supone que debemos ganar más, incluso a expensas de la salud, ya que somos conscientes de que muy pronto nuestro nivel de productividad disminuirá, lo cual representa una presión añadida.

A esto se le suma que estar prácticamente a mitad de la vida nos hace mirar hacia atrás para sacar cuentas de lo que hemos logrado y lo que nos falta por hacer. Durante esta etapa muchos suelen hacer un balance de su vida y si los resultados que obtienen no les satisfacen, se deprimen.

La buena noticia es que más adelante, a medida que nos acercamos a la jubilación, el nivel de satisfacción con la vida aumenta, lo cual parece deberse a que cambiamos nuestra perspectiva y reorientamos nuestros objetivos y expectativas. De esta forma, logramos vivir de manera más relajada, menos estresados por el futuro.

No obstante, se debe aclarar que este patrón no se apreció en todas las culturas. De hecho, en los países de Europa del Este y de Latinoamérica la satisfacción con la vida va disminuyendo conforme pasan los años. Por otra parte, en los países africanos la satisfacción con la vida parece mantenerse bastante estable a lo largo del tiempo, sin experimentar grandes cambios.

Sin embargo, lo interesante de este estudio fue que los investigadores fueron un paso más allá y se preguntaron de qué dependía la satisfacción con la vida. Así descubrieron que la clave para vivir más años y sentirse más satisfechos era simplemente encontrar un sentido de la vida, tener un motivo lo suficientemente poderoso y movilizador como para seguir viviendo.

Este articulo fue realizado gracias a rinconpsicologia.com Si deseas seguir leyendo artículos de tu interés sigue explorando el sitio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada