miércoles, 21 de diciembre de 2016

¿Qué tan pronto podemos identificar a un psicópata en proceso?

Siempre es reconfortante pensar que la gente puede cambiar si se les dan las condiciones adecuadas. Si, como sugirió el filósofo John Locke, todos nacemos como "pizarras en blanco", cualquier escritura sobre estas pizarras que ocurre temprano en la vida debe ser modificable. Incluso el renombrado psicólogo William James sentía que la personalidad no se puso en piedra hasta que llegamos a los 30 años. ¿Cómo explicar los resultados de una nueva investigación de la Universidad de Michigan Rebecca Waller y colegas (2016) sugiriendo que los primeros signos de la psicopatía pueden ser visto en niños de tan solo dos años?
IMAGEN: CONSEJOSDELCONEJO
Al mirar hacia atrás el comportamiento de los adultos con tendencias antisociales o psicopáticas conocidas, la gente a menudo dice que "lo vio venir", citando ejemplos tales como intimidar a otros niños, abusar de las mascotas de la familia y participar en un pequeño robo. Sin embargo, tal teorización sobre la gente se hace por lo general retrospectivamente. En otras palabras, tú sabes que una persona se ha vuelto antisocial o ha exhibido tendencias psicopáticas como un adulto, y eso te muestra una imagen de como recuerdas a la persona cuando era un niño. Es mucho más significativo predecir la psicopatía en la edad adulta, comenzando con las observaciones de los individuos en la infancia y siguiendo para ver si estos rasgos se desarrollan.

Para aclarar el significado de la psicopatía, la mayoría de las definiciones se basan en el modelo de dos factores de Robert D. Hare, que distingue entre el Factor 1 -el afecto superficial, el encanto superficial, la manipulación y la falta de empatía- y el Factor 2 o la incapacidad de mostrar remordimiento. Y los comportamientos asociados con el estilo de vida socialmente desviado de la impulsividad y la criminalidad. Ambos pueden ser evidentes en la infancia, pero ¿cuán temprano?

Para responder a esta pregunta, Waller y sus co-autores aprovecharon un inusual conjunto de datos en el que una muestra de 731 niños de dos años y sus madres fueron seguidos a través de la edad de nueve años y medio. Los investigadores se centraron en lo que llaman conducta pre-psicopática Callous-Unemotional (CU) de bajos niveles de empatía y culpa, y una falta general de sentimiento por los demás. Una limitación al estudio es que los participantes no eran representativos de toda la escala socioeconómica, ya que eran de hogares de bajos ingresos y ya tenían varios factores de riesgo.



La medida de la psicopatía del equipo de Waller le pidió al padre primario, al otro padre y a los maestros que clasificaran al niño en cuestión en el comportamiento Deceitful-Callous (DC) para evaluar tanto la tendencia a carecer de sentimientos hacia otros como la tendencia a mentir. (Las medidas de CU en otros estudios similares no solicitaron calificaciones de engaño.)

Estos fueron los cinco ítems en la escala DC:
-El niño no parece sentirse culpable después de comportarse mal.
-El castigo no cambia el comportamiento.
-El niño es egoísta / no compartirá.
-El niño miente.
-El niño es cauteloso e intenta convencerme de algo.

Los problemas de comportamiento de los niños fueron indicados por elementos tales como entrar en peleas, destruir juguetes y otros objetos, y tener berrinches.

Es importante señalar que el diseño del estudio aisló la personalidad de las dificultades de comportamiento, lo que permite a los investigadores descartar el hecho de que los niños que se meten en problemas temprano en la vida continúan creando problemas para sí mismos cuando envejecen.

Los hallazgos revelaron que, a los tres años de edad, los niños que tenían una alta calificación en la escala DC se desarrollaron en niños con problemas de conducta significativos. Esta predicción fue significativa por encima y más allá del efecto de comportamiento anterior que predice comportamiento posterior. Las calificaciones de DC de las madres de los niños de dos años fueron suficientes para predecir problemas de conducta posteriores, y a los tres años de edad, las calificaciones de DC proporcionadas por otros cuidadores y maestros también se convirtieron en predictores fiables.

Los autores creen que sus hallazgos pueden tener un valor preventivo porque cuando los niños muy pequeños son identificados como en riesgo de psicopatía, los padres y los maestros pueden tomar medidas para ayudarlos a desarrollar formas más positivas, pro-sociales y emocionales de relacionarse con los demás. Sin embargo, estas intervenciones deben tener lugar en todos los ámbitos. Como señalan los autores, es necesario tener en cuenta las características parentales, las actitudes, las prácticas de cuidado y la ecología familiar más amplia al identificar el riesgo y luego cambiar el entorno para maximizar las posibilidades de superar los rasgos de personalidad destinados a conducir a problemas más adelante en la vida.

La respuesta a la pregunta de qué tan temprano se puede detectar a un psicópata parece ser casi tan pronto como las personalidades de los niños comienzan a surgir-la edad de dos años cuando se trata de los padres, y por la edad de tres cuando se trata de otras personas en la vida del niño. La buena noticia es que, con este conocimiento, las intervenciones pueden ser tomadas para ayudar a alterar el curso de desarrollo del niño.

Si crees que es la naturaleza o la nutrición que hace que una persona se convierta en un psicópata, el reconocimiento temprano de estos problemas de comportamiento es vital para alterar el último camino de ese niño a través de la vida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada