martes, 25 de octubre de 2016

Un sobrino es el mejor regalo que te puede hacer un hermano

Dicen que cuando todo pasa, queda lo realmente importante, que es la familia. Más numerosa o menos, con problemas o sin ellos, todas las personas acuden a alguien de su familia cuando realmente necesitan intimidad, sanación y un poco de retiro. En este artículo vamos hablar del lujo de tener sobrinos.
Esto es una auténtica suerte que no todas las personas pueden disfrutar por diversas causas, pero hay que señalar que no todas las familias son de sangre y muchas personas han hecho de allegados y amigos su propia familia, porque han encontrado en ellos el respeto y la comprensión que su familia biológica les ha negado.

Tengas la familia que tengas, verla crecer es una de las cosas más fascinantes que puedes experimentar en esta vida.Ver como una nueva generación va poniendo todo patas arriba con su alegría e inocencia, es algo contagioso para padres, tíos y abuelos.

Muchas veces el papel de los tíos no es muy señalado y reconocido, pero lo cierto que entre sobrinos y tíos se establece una relación especial con una idiosincracia que merece ser explicada. Porque tener sobrinos es un lujazo que la vida pocas veces te dará con tanta generosidad.

Aprendes lo que supone el cuidado de un niño
Los primeros pañales, los primeros lloros incontrolados y los primeros síntomas de pánico al creer haber confundido la parte del biberón que era para los cereales, por la de la leche en polvo. La tensión de coger en tus brazos lo que para tu hermana o hermano es el tesoro más grande es para ti todo un aprendizaje.

La primera vez que coges a tu sobrino en tus brazos, sientes como toda la fuerza y el cariño que procede de tu familia se ha materializado en ese pequeño ser que no puede resultarte más perfecto

Siempre con responsabilidad, cada vez asumes más tiempos de cuidado a cargo de tu sobrino y te das cuenta de que el pánico y el miedo no son buenos consejeros. Vas cogiendo práctica en el arte de proteger, de dar cariño y de sentir amor sin esperar nada a cambio, porque su sola presencia ya lo suple todo: sueño, agobio y tu ropa manchada de diversas sustancias de lo más variopintas.

Proporcionas respiro a tus hermanos
Cuando te das cuenta de la responsabilidad tan grande que es pasar unas horas con tu sobrino automáticamente, sientes empatía por todo lo que puede estar pasando tu hermano o hermana.

En el caso de que sea tu hermana la que ha pasado por un embarazo y parto con todo lo que ello implica, sientes como la prudencia y la comprensión son las mejores formas de establecer una buena relación entre todos.


Hacer un favor a cambio de algo todavía mejor no es una situación corriente, así que con tu presencia les regalas horas de sueño, duchas tranquilas y momentos de pareja, a cambio de pasar más tiempo con ese pequeño ser que tiene a todo el mundo revolucionado.

Al fin y al cabo, darle paseos en su carrito, enseñarle tus compras con una aprobación siempre en su rostro y ver como juega y se sorprende con las palomas, no parece un favor tan pesado.

Ellos crecen en estatura y tú en grandeza
La posición de toda “tita o tito” es bastante cómoda. Disfrutas de todas las ventajas de tu sobrino sin ser tú la responsable principal de su crianza. Pero eso nunca es reprochable, todos lo saben y tú también, por lo que normalmente disfrutar de esa situación de ventaja es lo mejor que puedes hacer.

Solo una tía puede abrazar como una madre, aconsejar como una amiga, mimar como una abuela y guardar secretos como una hermana.

Es ahí dónde aprecias lo importantes que podéis ser el uno para el otro. Cuando se establece una relación de cuidado y disfrute, que sigue las normas de los padres pero creando un nuevo vínculo entre vosotros.

Vuelves a tu infancia
Los padres se preocupan de inculcar unos valores y disciplina a sus hijos que toda la familia debe respetar, para así reforzar su autoridad y a su vez reforzar el sistema de reglas y disfrute del propio niño.

Cuando te ocupas de tu sobrino, eres consciente de que tienes que seguir esas indicaciones educativas, pero al estar ya establecidas tienes mucho más tiempo para jugar y “explorar nuevos mundos”.

Ponerte al día de las novedades de dibujos animados y los curiosos razonamientos que sacan tus sobrinos de ellos, inventar nuevas coreografías de bailes y juegos en las que tú puedes terminar siendo el gato, el perro o el vampiro, es un entrenamiento rápido y eficaz para perder todo sentido del ridículo ante tus iguales.

Eres su apoyo para sus primeras lágrimas y angustias
Aunque a veces nos enternezca su peculiar método deductivo para entender el mundo y sus dilemas vitales “nos parezcan cosa de niños”, ellos viven sus angustias y penas con mucha contradicción e intensidad.

Para bien o par mal, el filtro del conocimiento y entendimiento de ciertas cosa aun no está del todo amoldado en ellos, lo que conlleva que cualquier llamada de atención de los adultos o desprecio de sus amigos lo vivan como un auténtico drama. Y ahí estás tú, para sostenerlo, apoyarlo y secar sus primeras lágrimas.
Su mundo está lleno de simbología, de amigos invisibles, de sueños relacionados con trabajar como magos del mundo y salvadores de todo pequeño animal. La naturaleza es para ellos una forma de juego y expresión, sus sentidos están mimetizados con la realidad en la que viven.

Sienten la lluvia, el musgo de los árboles y la tierra mojada como una prolongación de su imaginación. Es por ello que su sensibilidad es especial, y debes explicarle las cosas con cariño y algo de magia; para que entiendan cosas que son realmente serias sin traicionar su pozo de ternura e inocencia. Es su etapa, es el mejor tiempo para ser humano… así que contribuyamos a no romperle el encanto.

Guardar su encanto más puro y volvérselo a mostrar cuando de adultos ellos duden de él
Guarda todos los recuerdos que puedas de tus sobrinos, a veces padres y abuelos están tan sobrecargados con su crianza que no tienen tiempo para guardar tantos detalles de ellos.

Haz que dibujen, que escriban, hazles un vídeo en el que cuenten que quieren ser de mayores, qué es lo más importante para ellos y porque les gusta vivir.Hazle muchas fotos y anota en un cuaderno cosas que habéis hecho juntos. Dile que estáis “fabricando un tesoro del tiempo” que solo será mostrado cuando llegue el momento.


Haz partícipe a tu sobrino de la magia que sientes por él. Cada uno de nosotros hemos soñado alguna vez con tener algo así de nuestra infancia. Ahora puedes crearlo para ti y para él. Es por eso que tener sobrinos es un lujazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada